Cartago
Las ruinas de Cartago

Fundada por los fenicios en el siglo IX antes de Cristo, Cartago fue una próspera ciudad a orillas del Mediterráneo. Durante algunos años, fue más influyente y rica que Roma, llegando a ser una república. De hecho, la República Cartaginesa y la República Romana se llegaron a enfrentar por la supremacía en la zona occidental del Mediterráneo. Este enfrentamiento supuso la aniquilación del estado o república de Cartago. Posteriormente, Cartago fue capital de la provincia romana de África.

Los restos que quedan son, casi todos, romanos. Después del enfrentamiento entre ambas repúblicas, los romanos destruyeron prácticamente toda la ciudad. En una zona de la antigua Cartago se halla una catedral construida por los franceses a finales del siglo XIX y también el llamado Museo Nacional que aloja en su interior distintos objetos de la civilización púnica.

El anfiteatro romano, de gran tamaño aunque muy mal conservado, da buena cuenta del poder de la ciudad. Otro indicador del pasado esplendor son las termas de Antonino, localizadas en un bello emplazamiento con espectaculares vistas al mar.

Vestigios púnicos, también llamados fenicios, pocos quedan, y los pocos que hay están separados de los restos romanos por varios metros. Se conserva algo del Tofet, una zona consagrada a los dioses púnicos Tanit y Baal, donde supuestamente se realizaban sacrificios de niños con el objeto de aplacar la ira divina. Todo el yacimiento arqueológico de Cartago es patrimonio de la humanidad por la UNESCO.


Galería: Fotos de Tunez

Búsqueda personalizada

Inicio