Medina de Sousse. Fotos de Tunez

Medina de Sousse
Medina de Sousse, patrimonio de la humanidad

Lo que más llama la atención de la medina de esta ciudad tunecina en la ribera del mar es que sigue siendo habitable y habitada. El turismo no ha logrado convertirla en parque temático y sus calles rebosan con la vitalidad de sus habitantes.

En la medina se encuentra localizado un ribat, o lo que es lo mismo, una fortaleza destinada a monasterio árabe donde, a través del culto musulmán, los religiosos se consagraban a la oración y a la guerra santa. Desde el ribat de la medina de Sousse se disfruta de privilegiadas vistas a la ciudad y al mar Mediterráneo. También se localiza una kasbah, el fortín típico de las ciudades musulmanas.

Es muy interesante visitar el museo Dar Essid, una casa señorial del siglo XIX que recrea a la perfección cómo vivían las clases pudientes de esa época. Suntuosamente engalanado, incluye visita por los aposentos de las primeras y segundas esposas, así como el dormitorio principal y las estancias de los niños. Como en todas las medinas, la de Sousse también tiene una gran mezquita, además de la mezquita Bu Ftata, ligada al ribat. La medina de Sousse fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1988.

A tan solo cinco kilómetros de la ciudad se encuentran unas catacumbas cristianas que datan del siglo III. Con una extensión de cinco kilómetros, los guías proponen recorridos de un kilómetro no aptos para claustrofóbicos. En las catacumbas de Sousse se hallan alrededor de quince mil tumbas, repartidas en cerca de 240 galerías subterráneas.


Galería: Fotos de Tunez

Búsqueda personalizada

Inicio