El león africano. Felinos salvajes



El león africano

El león representa toda la grandeza y el misterio de Africa, aunque la realidad de este gran cazador, temido por los animales y admirado por los hombres, no se corresponda exactamente con la visión épica que en ocasiones tenemos de él. Es, sin duda, un cazador temible, un carnívoro cuyo tamaño y peso le permiten abatir un elevado número de especies, pero es un animal perezoso y en ocasiones cruel con sus propios compañeros de grupo que se pasa la mayor parte del día dormitando a la sombra del algún arbusto.

La estructura extremadamente jerarquizada de las manadas le permite descargar las responsabilidades de la caza y la educación de los cachorros en las hembras, mientras los machos se dedican fundamentalmente a la protección del territorio y participan en ocasiones en algunas operaciones de caza, más como organizadores que como ejecutores de la acción.

Las hembras, muy ocupadas en las labores de intendencia, traen al mundo normalmente de tres a cuatro cachorros, a los que hay que alimentar y cuidar a la vez que se ocupan de proveer de caza al grupo, lo que las obliga a la colaboración en el cuidado de las crías. Sus presas fundamentales son los grandes herbívoros, cebras, antílopes, etc. aunque cuando las necesidades apremian no rehuyen la carroña y el parasitismo.

Las poblaciones de leones han menguado considerablemente a lo largo de este siglo, debido a la caza descontrolada y la invasión de sus territorios, poniendo al borde mismo de la extinción a la subespecie asiática, de la que apenas quedan unos cuantos grupos en la Reserva del Gir en la India.

Los leones viven en las sabanas y zonas arbustivas de Africa oriental. Tienen en la punta de la cola una excrecencia dura y puntiaguda en forma de uña. El león es el cazador más grande de Africa.




Google
Búsqueda personalizada






FotoNostra: Fotografía y diseño gráfico digital