El Quebrantahuesos. Rapaces y grandes aves



El Quebrantahuesos

El Quebrantahuesos, también llamado Aguila Barbuda, es, probablemente, el animal más escaso de todos los que viven en la Península Ibérica. Su área de distribución, amplia en Europa oriental, se reduce en la parte occidental del continente a unas cuantas parejas en los Pirineos y quizás algún ejemplar aislado en la Sierra de Cazorla.

Abundante y muy extendido en la antiguedad, sus poblaciones se han ido reduciendo paulatinamente, bajo la presión demográfica y la proliferación de venenos en nuestros campos, hasta recluirlo a sólo unos cuantos puntos muy localizados de las grandes cadenas montañosas. En estas inmensas cordilleras ocupan territorios muy amplios, alrededor de la zona de nidificación, que defienden con extraordinaria agresividad de sus congéneres y otras aves de presa que transiten cerca de sus dominios.

Sus hábitos alimenticios le hacen ocupar el último lugar cronológico en el aprovechamiento de las carroñas, alimentándose de las partes del cadáver que, incluso, los grandes buitres no han podido devorar, tales como la piel y los grandes huesos que rompe soltándolos con precisión desde gran altura sobre alguna roca con el fin de poder digerirlos mejor.

El Quebrantahuesos construye sus nidos en los grandes cantiles que delimitan los valles. En los meses de marzo y abril incuba uno o dos huevos de los que saldrán los pollos, aunque lo más normal es que sólo uno de ellos sobreviva.




Google
Búsqueda personalizada






FotoNostra: Fotografía y diseño gráfico digital