Mallos de Riglos. Fotos de Huesca

Los Mallos de Riglos
Los Mallos de Riglos

Los Mallos de Riglos son unas curiosas formaciones geológicas situadas en la localidad de Riglos, al noroeste de la ciudad de Huesca. Por mallos se conoce a las paredes de roca de más de 200 metros de altura en vertical que están rematadas por cimas copulares. Los de Riglos tienen su máxima altura en los 300 metros, y su origen se debe a la acción del agua, el viento y la lluvia. Poseen un peculiar color rojizo, debido al predominio de la arcilla y el mineral de hierro en su composición. El conjunto conforma un excelente objetivo para nuestra cámara, además de ser un paraíso para los aficionados a la escalada.

Cada uno de los mallos de Riglos posee su propio nombre. En total hay nueve mallos principales, denominados el Firé, el Castilla, los Volaos, el Pisón, el Puro, el Cuchillo, el Frechín, la Visera y el del Agua. Luego están los mallos más pequeños, a los que se conoce como Colorado, Herrera, Magdalena, Cored, Chichín, Carilla, Aguja Roja, Gómez Laguna y Capaz.

Los primeros escaladores que llegaron a Riglos lo hicieron en el año 1933, pero hasta después de la Guerra Civil española no se alcanzaron las cimas de todos los mallos, siendo el Puro el último en ser coronado. El mallo que presenta una mayor dificultad para los escaladores es la Visera.

En cuanto al pueblo de Riglos, se halla junto al río Gállego y a los pies del mallo Pisón. Es una pequeña localidad de casas blancas que cuenta con dos iglesias, la románica de San Martín, del siglo XII, y la ermita de Nuestra Señora del Mallo, del siglo XVII. Esta última alberga dos bonitas imágenes románicas: la Virgen del Mallo y la de Carcavilla. Rigloses, por supuesto, el paraíso de la escalada.


Galería: Fotos de Huesca

Búsqueda personalizada

Inicio