El río Cinca en el Circo de Pineta
El Valle de Pineta, donde nace el Cinca

El Valle de Pineta es uno de los muchos tesoros de los Pirineos de Huesca. Se accede a él desde la villa medieval de L’Ainsa por una carretera que recorre todo el valle. Tras dejar a un lado la localidad de Bielsa, y antes del túnel que comunica con Francia, veremos a la izquierda la carretera que lleva hasta el Parador Nacional de Bielsa. Ya estamos en el centro del valle, que posee una parte de su territorio dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

En la cabecera del valle se encuentra el Balcón de Pineta, una plataforma ubicada a 1.500 metros de altura bajo la pared norte de Monte Perdido, junto al lago de Marboré. Desde allí obtendremos magníficas panorámicas de todo el valle y sus alrededores: el circo de Marboré, el mencionado ibón de Pineta o de Marboré, el circo de Pineta, la Punta Forracal o Monte Perdido.

Desde el Valle de Pineta son muchos los recorridos fotográficos que se pueden realizar. Desde pasear por el valle junto al río hasta el embalse, hasta alcanzar cotas que superan los 3.000 metros de altura. Entre las sugerencias más fotogénicas y menos complicadas se halla la Ruta de las Cascadas, una pista forestal que comienza y finaliza poco antes del Parador, y que transcurre por un bosque con varias cascadas.

Otra posibilidad en el Valle de Pineta es la subida a los Llanos de La Larri, con excelentes vistas de Monte Perdido y del Balcon de Pineta. Desde allí podemos acceder a los Lagos de la Munia, al Pico de la Munia y al Valle de Chisagüés. Desde Pineta también se llega al Collado de Añisclo, al pico de Petramula o al pico de Tucarroya.

Desde el pueblo de Espierba, a la entrada del valle, parte una pista que recorre a media altura las paredes del lado este del Valle de Pineta, ofreciendo buenas fotos de las Tres Marías, de Monte Perdido y de las cascadas que bajan de estos picos.



Búsqueda personalizada

Inicio