Selva de Oza. Pirineo Aragonés

El Castillo de Acher visto desde Oza
Del pueblo de Hecho a la Selva de Oza

Uno de los recorridos más bonitos en el Pirineo de Huesca es el que lleva desde el pueblo de Hecho, en el valle homónimo, a la magnífica Selva de Oza. Son doce kilómetros por carretera en la zona occidental del Pirineo aragonés. Una gran parte del trayecto transcurre por el espectacular cañón de la Boca del Infierno. Antes de iniciar nuestro periplo fotográfico, bien merece que recorramos el municipio de Hecho. En sus estrechas calles, con casas de piedra, una imagen llama la atención. Son las peculiares chimeneas que hay sobre los tejados.

Desde Hecho, por la carretera a Siresa, llegamos a nuestro siguiente objetivo, el monasterio. De gran tamaño y gran sencillez, su origen se remonta al siglo IX. Proseguimos camino en dirección a la Selva de Oza. A medida que avanzamos el bosque no envuelve, y por encima de los árboles asoman las cimas de montañas de dos mil metros de altitud. En el camino nos toparemos con las típicas "bordas", antiguas cabañas para pastores y ganado.

Otros objetivos naturales de lo más fotogénicos en esta excursión son el Castillo de Acher, una peculiar montaña de color rojizo; los picos de La Peña Forca y Petrafitxa o el Mallo de Acherito. Las masas de hayas, abetos y pinos silvestres darán color a nuestras fotos. Y, con un poco de paciencia y mucha suerte, podremos retratar osos, hurones, corzos, jabalíes, martas, zorros, ardillas, quebrantahuesos, buitres o águilas.

Una vez en la Selva de Oza, y tras aparcar el coche, encontraremos primero un camino forestal y luego un sendero. Es la ruta que nos introduce en lo más profundo de este magnífico paraje. El senderismo o el barranquismo en sus gargantas son algunas de las posibilidades de Oza, además de su inacabable oferta fotográfica.



Búsqueda personalizada

Inicio