Paisaje de Miera
Miera, un municipio resguardado entre montañas

Además de los maravillosos pueblos de la costa de Cantabria, el interior de la comunidad encierra bellas localidades escondidas entre montañas. Es el caso de Miera, una bonita población que lleva el mismo nombre que el río que formó el valle donde se ubica. El municipio está integrado por 11 pequeñas localidades o barrios, y la capital es La Cárcoba. A su alrededor encontramos tierra de ganado, grandes prados, bosques y campos agrícolas donde crecen las patatas y las alubias del típico cocido montañés. Todo respira Cantabria por los cuatro costados.

La tranquilidad de esta población la convirtió en el lugar ideal para la construcción de uno de los monasterios medievales más destacados de la región, el de Santa María de Miera. Desde luego los monjes sabían lo que hacían, y se asentaron en un paraje donde todavía, hoy en día, la naturaleza se mantiene prácticamente intacta.

Una de las singularidades de Miera es el gran número de cavidades naturales que hay en la zona. De entre todas ellas, señalar las importantes cuevas prehistóricas de Rascaño, en Mirones; Piélagos, en Mortesante y las Cuevas Del Salitre, en Ajanedo.

La mejor forma de conocer Miera es practicando senderismo cámara al hombro, para disfrutar del paisaje, de sus pueblos, de sus gentes y de las tradiciones del lugar.



Búsqueda personalizada

Inicio