Aranda de Duero. Por tierras de Burgos

Por el Puente de Aranda...
Aranda de Duero, capital de la Ribera

Acabamos de llegar a la villa de Aranda de Duero y ya nos huele a cordero. No es raro, la localidad es la sede del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Lechazo de Castilla y León. Sus asadores tienen fama. Pero antes de la pitanza, habrá que hacer hambre. Para ello, nada mejor que pasear por este gran pueblo burgalés.

¿Qué encontraremos en Aranda que queramos inmortalizar en nuestra cámara? Pues su precioso Puente Románico (nevado es maravilloso), la gran iglesia de Santa María la Real, el precioso Santuario de la Virgen de las Viñas, el Palacio de los Berdugo, el Santuario de San Pedro Regalado, la Iglesia de San Nicolás de Bari o el tradicional Humilladero, entre otros posibles objetivos.

Pero los atractivos de Aranda de Duero van más allá de lo que encontramos en la superficie. El subsuelo de la población burgalesa es una auténtica ciudad subterránea, que alberga las numerosas bodegas construidas entre los siglos XII y XVIII.

Sus afamados eventos y fiestas, como la Semana Santa o el Festival Sonorama Ribera; la cercana Cañada Real Segoviana o la XIX edición de la exposición de Las Edades del Hombre, que tendrá lugar en 2014, son otros recuerdos de Aranda que podremos llevarnos en nuestra retina y en nuestra cámara.



Búsqueda personalizada

Inicio