Cascada Torrestío, en Babia
La serenidad de los Valles de Babia y Luna

Sólo en la provincia de León uno puede presumir de "estar en Babia y en la Luna". Los valles de Babia y Luna son dos espectaculares parajes que pertenecen a las correspondientes comarcas vecinas de Babia y Luna. Ambos se encuentran a la sombra de la inmensa mole de Peña Ubiña, de 2.417 metros de altura, y tienen algo más en común, la paz y la tranquilidad que en ellos se respira.

Los Valles de Babia y Luna están formados por grandes masas de bosques de hayas, sabinas y robles. Por todas partes hay curiosas e impresionantes muestras de la erosión glaciar y del relieve kárstico. El ecosistema que conforman es uno de los que mejor se conservan del país, por ello ha sido declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera. Está claro que no podemos pasear por Babia y Luna sin tener nuestra cámara siempre a punto.

Como dato curioso, la expresión "estar en Babia" procede de la época en que los reyes de León poseían un palacio en esta zona. A él se retiraban durante largas temporadas, disfrutando de un relax total. Sus súbditos comentaban entre ellos que los monarcas estaban en Babia. La expresión acabó relacionando Babia con la idea de estar totalmente relajado y ajeno a cualquier problema.



Búsqueda personalizada

Inicio