El Barco de Ávila. Ávila y su provincia

Castillo de El Barco de Ávila
El pueblo de El Barco de Ávila

A la localidad de El Barco de Ávila no le falta de nada: un entorno natural privilegiado, un castillo, una muralla, un puente románico, un bello trazado urbano y una gastronomía de altura son algunos de sus valores. El municipio se halla en un maravilloso valle rodeado de montañas, cuyas cumbres suelen estar llenas de nieve, aunque en el municipio también suele nevar en invierno.

Surcada por el río Tormes, es ésta una zona bastante animada, por ser lugar de paso al Macizo Central de la Sierra de Gredos y por sus propios encantos naturales. También su patrimonio monumental captará nuestra atención y será un objetivo ideal para nuestra cámara.

Declarado Conjunto Histórico Artístico, en El Barco de Ávila destaca el Castillo de Valdecorneja, que puede verse en la foto; la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, el Puente Románico o Puente Viejo y los restos de las murallas que rodeaban la villa.

También nos toparemos con palacios y casonas nobles, como la Casa de Recaudación, La Casa de los Gasca, la Casa de Los Balcones, la Casa del Reloj o el Edificio de la Cárcel. La lista la completan las pintorescas ermitas del pueblo, como la de San Pedro del Barco, del siglo XVII y la ancestral ermita del Santísimo Cristo del Caño.

El periplo nos abrirá el apetito, que podremos saciar con un delicioso guiso elaborado con el producto estrella de la zona, las judías de El Barco. Poseen el segundo Consejo de Denominación Especifica más antiguo de España, y se cultivan en las terrazas de los valles escogidos por el Consejo Regulador. El resultado es un plato contundente y sabroso que nos dejará como nuevos.



Búsqueda personalizada

Inicio