Plato de cocido maragato
El tradicional cocido maragato

Los fríos inviernos de la Maragatería, en las montañas de León, y el duro trabajo que realizaban sus habitantes precisaban de una cocina contundente. Por eso surgió el cocido maragato. La diferencia más obvia respecto a otros cocidos, es que el maragato se come al revés. Es decir, primero van las carnes, luego la verdura y finalmente la sopa. En cualquier caso, es la receta constituyente que necesitaremos tras una larga jornada fotográfica por León y su provincia.

Existen varias teorías sobre porqué el cocido maragato se come al revés. Por ejemplo, que al ser una comida de labradores para tomar en el campo, estos comían antes la carne para que no se quedase fría. Después degustaban la sopa que aguantaba más tiempo caliente. Otra posibilidad es que, durante la Guerra de Independencia, las tropas francesas siempre sorprendían a los maragatos comiendo la sopa, que tenían que guardar las carnes para más tarde. Por ese motivo decidieron invertir el orden y hacer bueno el refrán que dice "de sobrar, que sobre la sopa".

La cuestión es comer el cocido maragato como manda la tradición: primero, hasta nueve tipos de carne; después los garbanzos con su generosa ración de repollo; a continuación la reconstituyente sopa y, finalmente, un buen postre de natillas y bizcocho acompañado por un café de puchero. ¡Buen provecho!



Búsqueda personalizada

Inicio