Alella
Alella, una denominación de origen vinícola con pasado y futuro

Una de las zonas vinícolas más pequeñas de España ocupa una parte de la comarca del Maresme, dándole nombre una de sus poblaciones, Alella. La población de Alella dista de Barcelona menos de diez kilómetros, siendo actualmente una localidad eminentemente residencial.

La producción vinícola de la población de Alella data de la época romana. Durante la Edad Media, los vinos de Alella eran muy apreciados en el condado de Barcelona debido a su aroma y suave sabor. Posteriormente, varias partidas de este preciado vino salían rumbo a las colonias occidentales donde muchos catalanes afincados en América lo recibían con gran regocijo.

Las variedades utilizadas para elaborar vino de la D.O. Alella son la xarel.lo y garnacha blanca en el caso de los blancos, y la uva tempranillo y garnacha para rosados y tintos. El 80% de los vinos producidos en Alella son blancos. Una de las singularidades de la D.O. Alella es que el vino se elabora íntegramente en el área metropolitana de una gran ciudad.

A pesar de tener una producción mucho más pequeña que otras denominaciones de origen catalanas como Costers del Segre o Penedés, los vinos de Alella gozan de muy buena reputación, y son excelentes para maridar con aperitivos y frutos del mar, gracias a su frescura y aroma afrutado.



Búsqueda personalizada

Inicio