Circo Romano. La ciudad de Tarragona



Circo Romano

El circo romano de Tarragona fue construido a finales del siglo primero, posiblemente en tiempos del emperador Domiciano. El monumento estaba dedicado a la celebración de espectáculos, como las carreras de cuádrigas. Se accede rodeando la Plaza de la Font, en dirección al portal de Sant Antoni, cerca del Anfiteatro, en la parte alta de la ciudad.

Heredero de los antiguos hipódromos es un edificio típicamente romano. Su forma es muy alargada y se componía de la arena, que servía de pista para los carros de caballos, y una zona de gradas alrededor para los espectadores. En un extremo se hallaba el punto de partida y en el otro una curva donde se encontraba la Porta Triumphalis, por donde salían los vencedores. Fue el más grande de los edificios de espectáculos de la Tárraco romana.

Gran parte del Circo romano de Tarragona está incorporado el museo, pero queda otra gran parte de su estructura que forma parte de tiendas del casco antiguo. Sus bases de mármol son compartidas por distintos locales comerciales. La terraza del edificio principal y algunas partes del recinto están al aire libre.




Google
Búsqueda personalizada






FotoNostra: Fotografía y diseño gráfico digital