Madeira
Belleza volcánica en Madeira

El archipiélago volcánico de Madeira, situado en el océano Atlántico a unos ochocientos cincuenta kilómetros de Lisboa, está formado por cinco o islas. Dos de ellas están habitadas: Madeira y Porto Santo. Las otras tres son las llamadas Islas Desertas, de menor tamaño. Las Islas Salvajes, aunque forman otro pequeño archipiélago, también forman parte de la Comunidad Autónoma de Madeira.

La principal fuente económica de las islas es el turismo. Con un clima suave durante todo el año, la vegetación es sencillamente asombrosa. Las diversas rutas que recorren el Pico Ruivo, la montaña más alta, y otras partes del macizo volcánico son de extraordinaria belleza.

Madeira, al contrario que Porto Santo, no posee ninguna playa natural de calidad, por lo que se han construido numerosas en la costa de agua marina. Además de sus maravillosos paisajes, Madeira ofrece una gran oferta cultural. El Palacio de Säo Lorenço, el Mercado Municipal de los Labradores o la el Fuerte de Säo Tiago son algunos de los lugares que no deben dejar de visitarse.

Su oferta gastronómica es sencilla, destacando los excelentes productos del mar: el pescado y el marisco. Un plato típico de carne es la espetada, una brocheta de ternera al laurel con maíz y pan de ajo, el famoso Bolo-do-Caco. También cabe destacar la gran variedad de frutas tropicales y los buenos vinos de producción propia.



Búsqueda personalizada

Inicio