Cataratas de Iguazú, en el Alto Paraná de Brasil
Selva del Alto Paraná, entre Argentina, Paraguay y Brasil

La selva del Alto Paraná es una eco-región del Complejo Bosque Atlántico o Mata Atlántica. Abarca tres países, y en cada uno recibe su propia denominación. En Paraguay se la conoce como eco-región del Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAPA); en Argentina es denominada eco-región de la Selva Misionera, y en Brasil la llaman la Floresta Atlântica do Alto Paraná.

La Selva Paranaense incluye varios parques nacionales, una de las formas con las que se busca proteger la eco-región. Entre los más destacados se encuentra el Parque Nacional Iguazú, declarado Patrimonio de la Humanidad y Valor Universal Excepcional por la UNESCO, y Nueva Maravilla Natural del Mundo por la Fundación suiza New Seven Wonders.

El Parque Nacional Iguazú se encuentra en la provincia argentina de Misiones, y cuenta con una superficie de 67.720 hectáreas. Gran parte de su espectacularidad se debe a las cataratas, integradas por 275 saltos de agua que caen de hasta 80 metros de altura. El 80% de las cataratas están en suelo argentino, y el resto se localiza en el estado brasileño de Paraná.

En Paraguay encontraremos el Parque Nacional San Rafael, con 74.848 hectáreas que se extienden por los Departamentos de Caazapá e Itapúa, y la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, con hectáreas 64.405 ubicadas en el Departamento de Canindeyú. Ambos espacios naturales están incluidos en la eco-región Selva Paranaense.

De los casi 200.000 metros cuadrados salvajes que tenía el Alto Paraná en su origen, hoy en día sólo un 7% es virgen. Esta terrible cifra le confiere el penoso título de ser la selva que está más en peligro de todo el planeta.



Búsqueda personalizada

Inicio