Rangiroa, Polinesia. Islas de la Tierra

Panorámica del atolón de Rangiroa
El atolón de Rangiroa, en la Polinesia Francesa

Uno de los muchos encantos de la naturaleza terrestre son los atolones, y el de Rangiroa es espectacular. Se encuentra en las Islas Tuamotu, en la Polinesia Francesa. Para quien no lo sepa, un atolón es un conjunto circular de islas formadas por un arrecife de coral, y que en el centro alberga una laguna interior que está comunicada con el mar. La laguna de Rangiroa es tan grande, que parece un mar propio, incluso posee su propio horizonte.

Rangiroa es uno de los mayores atolones del mundo. Su superficie es de 1.640 kilómetros cuadrados, e incluye 241 islotes y multitud de bancos de arena de un ancho de entre 300 y 600 metros. Su laguna tiene una extensión de 78 kilómetros de largo, y una profundidad que varía entre 20 y los 35 metros.

La mayoría se los islotes no supera los 600 metros cuadrados. Sus principales localidades son Avatoru y Tiputa, y en ellas y en ellas se concentra casi toda la población isleña, unos 2000 habitantes.

Además de su belleza superficial, los fondos marinos de la laguna interior de Rangiroa son excepcionales. Sus transparentes aguas albergan barracudas, tortugas, tiburones pelágicos, delfines, tiburones martillo, rayas anguila, rayas manta o tiburones grises.

La laguna del atolón de Rangiroa, que posee dos pasos hacia el Pacífico, el de Avatoru y el Tiputa, es un auténtico paraíso terrestre. Un lugar donde tener la irrepetible sensación de estar en un mar dentro de otro mar.



Búsqueda personalizada

Inicio