Qeshm, Irán. Islas de la Tierra

Valle de las Estrellas, en Qeshm
La isla desértica de Qeshm, en Irán

En Irán hay un lugar donde las leyendas cuentan se hallaba el Jardín del Edén. Se trata de la isla de Qeshm. Dentro de su superficie de 1.491 kilómetros encontraremos un lugar muy especial, el curioso Valle de las Estrellas. Su extraña morfología, según los lugareños, se debe a que en la zona se estrelló un meteorito. El paisaje del valle, casi lunar, está formado por picos y estructuras de piedra blanca que surgen del suelo, como si de un bosque pétreo se tratara.

Paseando por este desértico valle, la imaginación vuela, asignándole a las formaciones rocosas una real, como un palacio o un castillo. Los habitantes de la isla nunca cruzan el Valle de las Estrellas por la noche, porque creen que al caer la tarde los espíritus deambulan por la zona.

El Valle de las Estrellas de la isla de Qeshm ha sido declarado por la UNESCO Sitio Natural Protegido. No sólo por su peculiar belleza natural, también por su bagaje histórico. Se cree que la isla fue descubierta por Ptolomeo, y que figuraba en los registros históricos hace siglos, antes de nuestra era, con el nombre de Alejandría.

En la isla de Qeshm, además del valle de las Estrellas, hay 59 ciudades y pueblos, además de otros diferentes ecosistemas, como bosque tropical y subtropical. La isla acoge a más del 25 % de las aves que hay en Irán, ya que se trata de un lugar de paso obligatorio para las aves que emigran. Suelen refugiarse en los grandes manglares protegidos que hay en la isla.



Búsqueda personalizada

Inicio