South Georgia. Islas de la Tierra

Pingüinos reales en South Georgia
South Georgia, la isla de los pingüinos

En el Océano Atlántico Sur, al este de las Islas Falkland, se halla una isla de soberanía indefinida. Otro pedazo de tierra por el que el Reino Unido y la República Argentina andan en discordia. Mientras tanto, a sus habitantes no parece importarles mucho. Nos referimos a los cientos de miles de pingüinos que han hecho suya la isla South Georgia. Aquí les vemos controlando el territorio.

También conocida como San Pedro, esta isla subantártica tiene un peculiar paisaje natural. Está formado por picos antárticos de más de dos mil metros de altura, gruesas capas de hielo y gigantescos glaciares. Junto a las aves y mamíferos marinos que colonizan South Georgia, conviven algunos humanos. Se trata del personal de las bases científicas que investigan este maravilloso santuario de vida salvaje.

Uno de los mayores espectáculos de South Georgia es el que tiene lugar en la bahía de Saint Andrews y en la llanura de Salisbury. Son los miles de pingüinos reales que viven junto a las costas. Son esplendidos ejemplares blanquinegros de casi 80 centímetros de altura, con tonalidades naranjas y amarillas en cara y cuello. En la helada playa encuentran su alimento, como krill, peces o crustáceos, y son sociables con los humanos.

Pero los pingüinos no son la única especie animal de la isla de South Georgia. También habitan en ella renos, elefantes marinos del sur, focas leopardo y lobos marinos antárticos, además de una gran comunidad de aves marinas, como albatros, petreles gigantes o págalos subantárticos.

Desde luego no es una isla tropical, ni falta que le hace. Es otro paisaje distinto pero igual de bello, formado por praderas de gramíneas, musgos y líquenes. Sus glaciares caen sobre el mar, llenando de icebergs las aguas que rodean la isla. Se trata de un oasis antártico que antaño fue testigo de las terribles matanzas que casi llevaron a la ballena azul a extinguirse. Hoy es un templo de biodiversidad que se intenta preservar, una muestra de la frágil belleza que alberga la Tierra, siempre amenazada por la acción del hombre.



Búsqueda personalizada

Inicio