Meteora, Grecia. Montañas de la Tierra

Monolitos de Meteora, en Grecia
Los monolitos de arenisca de Meteora, Grecia

En la llanura de Tesalia, en Grecia, se encuentran los extraños monolitos de arenisca de Meteora. Son gigantescos pilares de roca arenisca y conglomerados del periodo terciario, resultantes de los procesos erosivos cuaternarios. También incluyen en su composición cemento silíceo o arcilloso.

Sobre la fuerte constitución de estos monolitos de rocas grisaceas están situados los monasterios de Meteora, alguno de ellos ubicados a más de 600 metros de altura. De hecho, la palabra Meteora en griego significa suspendido en el aire. Se trata de varios monasterios ortodoxos que llevan habitados desde el siglo XIV. En su origen eran 26 edificios monásticos entre el río Peneios y las montañas Pindus, pero actualmente sólo quedan seis. Están considerados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde el año 1988.

Hace cientos de miles de años, en el lugar que hoy ocupan estas masas rocosas de Meteora había un gran río que desembocaba en el mar de Tesalia. Al encontrar el río una nueva salida al mar Egeo, el macizo, bajo la acción de la erosión y los terremotos, se fue hundiendo, dando origen a este peculiar paisaje.

Hasta el año 1920, la única forma de acceder a los monasterios era mediante unas escaleras plegables o redes por las que se trepaba. Después de esa fecha se labraron en las rocas unos peldaños que conducen hasta estos santuarios de paz y espiritualidad, sólo aptos para varones y animales de género macho.



Búsqueda personalizada

Inicio