Dionaea
Plantas carnívoras: Dionaea, un perfecto cepo natural

También llamada Venus Atrapamoscas, la planta dionaea es oriunda del sudeste norteamericano. Esta planta no solo atrapa insectos; también animales pequeños como ratas y lagartos son sus víctimas perfectas.

La terminación de sus hojas, dividida en dos lóbulos con tres pequeños pelillos en su interior, respectivamente en cada uno de los lados, permanece abierta a la espera de atrapar la presa. Los bordes de la punta de la hoja se asemejan a dientes o barrotes que cuando se cierran, impiden cualquier entrada o salida.

Cuando la víctima roza uno de los pelos, la trampa empieza a funcionar, aunque sólo se cerrará de forma hermética cuando la presa repita el roce en otro de los pelos en el plazo de pocos segundos. Si esto sucede, la trampa se cierra entorno a la presa, y comienza así el proceso de descomposición mediante enzimas.

La digestión se produce en el interior de las trampas, una vez se hallan cerradas. Es un proceso que dura, aproximadamente, diez días. Una vez pasado este tiempo, la trampa de la Dionaea vuelve a abrirse, a la espera de atrapar más alimento.



Búsqueda personalizada

Inicio