Hiedra
Imagen en detalle de la trepadora hiedra

De hojas perennes, la hiedra (hedera helix) es una planta trepadora que se ha usado desde tiempos inmemoriales de modo ornamental. Si bien es autóctona en una amplia parte del mundo que incluye Asia, Europa y África, hoy en día su uso se ha extendido a prácticamente todo el planeta. Puede alcanzar más de 50 metros de longitud. Como se aprecia en la imagen, las hojas son de color verde, al igual que sus flores que tienen aspecto de racimo. El fruto es una baya oscura que contiene dos o tres semillas en su interior.

La hiedra suele crecer en lugares sombríos. La de hoja más grande es ideal para cubrir fachadas y muros; la de hoja más pequeña permite su cultivo en interior. Tolera muy bien las bajas temperaturas, aunque de forma ideal, le es favorable un clima suave.

En humanos, el contacto con la planta puede producir dermatitis y erupciones en la piel. Es tóxica si se consume, especialmente los frutos, y en menor medida las hojas. Los síntomas del consumo de hiedra en dosis menores son la irritación digestiva e intestinal y embriaguez; en dosis mayores puede aumentar de forma extrema la temperatura corporal e, incluso, causar coma. Asimismo, en las hembras embarazadas, la ingesta de esta planta puede ser causa de aborto.



Búsqueda personalizada

Inicio