La efímera hierba. Fugacidad y longevidad vegetal

La efímera hierba
La efímera hierba y sus dos ciclos vitales

Técnicamente, hierba es toda planta que carece de tallos leñosos y no consigue vivir más allá de la floración. Desde el punto de vista del ciclo vital, las hierbas se dividen en tres tipos. Unas son las anuales, es decir, que viven solo una temporada. La segunda clase, las bianuales, que viven dos años. Y el tercer tipo, las que hacen trampa y son falsamente perennes: mueren, pero sus órganos subterráneos permanecen bajo tierra, dando lugar a nuevos tallos cada año. Así que, posiblemente, las distintas especies de hierbas son las plantas con la vida más corta del mundo.

A pesar de su denominación de ‘malas hierbas’, las que crecen de forma espontánea en cultivos humanos son con toda seguridad las plantas más usadas en medicina. El diente de león, por ejemplo, es un gran remedio contra los males del hígado, y muchas otras no solo son remedios naturales, sino que se usan en la industria farmacéutica. Por otra parte, lo que en algunos países es una mala hierba, en otros llega a ser una apreciada planta de interior, incluso en un país vecino.

Otras hierbas nos proporcionan alimento, pues sus órganos subterráneos son tan conocidos como la patata o la cebolla. Y otras, debidamente cultivadas, se transforman en césped, que en casos extraordinarios como por ejemplo en campos de fútbol, adquiere una importancia capital.



Búsqueda personalizada

Inicio