Níspero
Vida de las plantas: el níspero y sus cinco lustros

Aunque alguna vez llega a los cincuenta años de vida, el níspero no suele sobrepasar los treinta. Aunque es originario de Asia Menor, los griegos ya lo cultivaban en el 700 A.C. En tiempos de los romanos se extendió por toda Europa, especialmente por el Mediterráneo. En los últimos tiempos la variedad japonesa es la más extendida ya que produce un fruto mucho más sabroso e intenso en aromas.

Para su óptimo desarrollo necesita climas templados y húmedos, con veranos cálidos e inviernos poco fríos, por lo que su cultivo se extiende por toda la costa del sur de Europa. Sus hojas son de un verde muy intenso y brillante, con o sin sierra, y en otoño se vuelven amarillentas. Florece entre abril y mayo con flores individuales de color blanco o rosa y su fruto, el níspero, posee en condiciones óptimas de madurez un excelente sabor agridulce. Mide entre seis y ocho metros de altura.

Además de cultivarse por su fruto, el níspero también posee cierto valor estético y ornamental, quedando muy llamativo en jardines y parques, gracias a su ramaje lustroso con hojas grandes de intenso color. El bastón tradicional vasco, makila, se fabrica básicamente con su madera.



Búsqueda personalizada

Inicio