Pepinillo del diablo. Plantas venenosas

Pepinillo del diablo
Foto del pepinillo del diablo en flor

El pepinillo del diablo (ecballium elaterium), tal como se le conoce comúnmente, es una planta herbácea de hoja perenne que puede llegar a alcanzar los 60 centímetros de altura. Pertenece a la familia de las cucurbitáceas, grupo en el que se encuentran plantas con frutos comestibles como el melón, la sandía, el pepino y la calabaza.

En el caso del pepinillo del diablo, el fruto, de forma ovoide, no es comestible. Es más, toda la planta es tóxica para el ser humano. Sus efectos purgantes, si se toma en cantidades elevadas, incluso pueden provocar la muerte. Las hojas tienen forma de corazón y son de un grosor considerable. Están cubiertas de una película de pelillos ásperos al tacto. Las flores tienen cinco pétalos y son de un pálido color amarillo. Los frutos son muy sensibles al tacto: con tan solo rozarlos pueden romperse y explosionar dispersando las semillas a una distancia considerable.

El pepinillo del diablo es una planta de origen mediterráneo, y suele crecer en las cunetas de las carreteras y en zonas donde haya cierto estancamiento de agua. Aunque ha sido componente de algunos medicamentos, sobre todo para la obesidad y para enfermedades hepáticas como la cirrosis, lo cierto es que el pepinillo del diablo ya no se usa en farmacología debido a su elevada toxicidad.



Búsqueda personalizada

Inicio