Pilea
Imagen de las hojas de pilea

Esta bonita planta de tupido follaje es el complemento ideal para alegrar y dar color a las ventanas. Eso sí, teniendo buen cuidado de que sus hojas ni siquiera rocen el frío vidrio invernal. La pilea requiere mucha luz: incluso agradece el sol directo, evitando los rayos más fuertes del mediodía. La falta de luz afea su aspecto provocando una pérdida considerable de frondosidad.

El calor también es un factor importante para el buen cuidado de esta planta de origen tropical. La falta de él deriva en un ennegrecimiento de las hojas, e incluso pueden provocar su caída.

En cuanto al riego, la pilea es muy fácil de cuidar. No requiere agua en demasía: tan solo un riego de un par de veces a la semana en verano y una en invierno. Sí es conveniente pulverizar con agua su follaje para que luzca en todo su esplendor. La pilea es una planta herbácea de las llamadas suculentas. Esto significa que su raíz, su tallo o sus hojas se ensanchan de forma notable para permitir un gran almacenamiento de agua.



Búsqueda personalizada

Inicio