Pinos y pinares. Bosques y selvas

Pinos y pinares
Pinares, el bosque típico de toda la geografía española

Los pinares de pino negro y de pino albar son los más característicos de entre los naturales que se dan en la península. Su límite superior está sobre los dos mil quinientos metros, suponiendo muchas veces la última frontera del bosque en cordilleras como los Pirineos. Sin embargo, la replantación humana durante muchísimas décadas, ha terminado llevando pinares a casi todas las costas de España.

El más cálido de todos los pinares es el pino carrasco, que se sitúa en los litorales donde hay muchas horas de sol al año, de hecho es típico en casi todas nuestras costas. Una variedad del pino que crece en extensión y en número, debido a las replantaciones humanas, es el pino de Monterrey. El pino piñonero se adapta a superficies arenosas cerca del mar como en Cádiz y Huelva, o en todo el litoral mediterráneo, como, por ejemplo, en zonas de interior como Madrid.

En las Islas Canarias existe su propia variedad característica, el pino canario, que puede llegar a medir más de 40 metros de altura. Este pino es muy cotizado, pues produce dos tipos diferentes de madera, la madera blanca y la de tea. Es una madera pesada y dura, apta para elaborar muebles robustos.



Búsqueda personalizada

Inicio