Sabana
La sabana, bosque desperdigado en la llanura

La sabana intertropical, la que todos situamos en África, es una extensa llanura que podría situarse en el término medio en la transición de un bosque en una estepa. A pesar de que predomina el matorral y de que los árboles aparecen aislados en grupos no muy extensos ni poblados, la biodiversidad de su ecosistema es enorme. La sabana africana es menos seca de lo que solemos pensar, pues aunque tiene una estación muy árida, la de las lluvias es también larga e intensa.

En la sabana viven, sobre todo, pájaros y mamíferos, desde el león y el leopardo hasta el hipopótamo o el elefante. Los árboles, de muy distintas especies, son todos de escasa altura, nunca superando los diez metros. El suelo es poco fértil, aunque rodeando los ríos en su recorrido aparece una zona de más densidad de flora, llamada selva de galería.

La sabana, y no solo la africana (aunque menos característica, también se encuentra en America y Asia), posee grandes extensiones de terreno donde crecen todo tipo de hierbas, formando inmensas praderas. Esas llanuras facilitan las continuas migraciones de los animales herbívoros y los depredadores que se alimentan de ellos. También existen aves carroñeras en gran cantidad, reptiles y anfibios.



Búsqueda personalizada

Inicio