Calibrar el monitor y la impresora

Pantalla para calibrado Calibrar el monitor antes de hacer los ajustes en la impresora es primordial. Sin este paso puede que lo visto en la pantalla no se corresponda con lo que se imprimirá. Si esto ocurre puede deberse a varios motivos además de al calibrado.

La impresora mezcla cuatro pigmentos para crear los colores, cian, magenta, amarillo y negro. En cambio, los pixels del monitor son de tres colores, rojo, verde y azul. Por esto es habitual que las impresoras den imágenes un poco más oscuras de lo que vemos en la pantalla.

Cómo calibrar la impresora

Las impresoras de inyección de tinta tienen una serie de cartuchos que necesitan ser calibrados o alineados. Un correcto ajuste nos garantizará fotografías de mayor calidad. Los resultados serán más fieles al original si tenemos los cabezales correctamente graduados.

Plantilla para calibrar la impresora

Disponer del controlador de la impresora o driver es importante para calibrar correctamente el equipo. El driver se nos proporciona en el momento de la compra. También podemos conseguirlo en la mayoría de las páginas web de los fabricantes. En este driver se encuentran los controles que nos permitirán afinar la apariencia general de los colores de la impresora.

Se puede ajustar la impresora de modo más preciso a través de los perfiles ICC. Son archivos específicos para cada dispositivo y contienen información acerca de cómo se producen los colores según un estándar. Los perfiles ICC vienen dados por los fabricantes para cada producto. Algunas marcas permiten a los usuarios crear los suyos propios.

Una vez calibrados el monitor y la impresora estaremos muy cerca de que nuestra fotografía en papel sea lo más parecida a su original digital.




Google
Búsqueda personalizada



FotoNostra: Fotografía y diseño gráfico digital