Impresora de inyección de tinta

Impresora de inyección de tinta

Las impresoras de inyección de tinta son las más extendidas. También se las conoce como impresoras de chorro de tinta.

Los usuarios domésticos y las pequeñas empresas son los compradores habituales de este tipo de impresoras. Las eligimos por ser baratas, por su facilidad de uso y por la calidad de las impresiones. No destacan por su velocidad y su resolución media está alrededor de los 600 puntos por pulgada.

Cabezales de impresión

La impresión se consigue a través de unos cabezales móviles que tienen minúsculos agujeros. A través de éstos salen las gotas de tinta que impregnan el papel. Un software de impresión controla el momento exacto en el que se lanza la tinta y su cantidad. Estas gotas pueden llegar a ser más pequeñas que el diámetro de un cabello.

Cabezal de un cartucho de tinta

Las impresoras pueden tener varios cabezales. Lo habitual es tener uno para la tinta negra y otro para la tinta de color. Algunas impresoras tienen un cabezal para cada color, cian, amarillo y magenta. El resto de colores se obtendrá mezclando la tinta de estos tres cabezales.

Cuando trabajamos con impresoras de chorro de tinta es vital tener en cuenta la porosidad del papel. Debe ser poco poroso para que las fotos tengan la máxima definición. La tinta tiende a expandirse y la calidad de la imagen final disminuye.

Es común que los cartuchos de tinta de estas impresoras tengan un precio elevado. Por eso conviene ver el número de cabezales necesarios y su coste antes de decidir la compra del dispositivo.


Búsqueda personalizada

Inicio