Positivar fotografías con ampliadora

Los negativos suelen tener un tamaño reducido por lo que es necesario realizar una ampliación para disfrutar de la fotografía y sus detalles.

El más común de los positivados es el llamado Positivado por Ampliación o simplemente Ampliación. Para obtener este tipo de copia a partir de un negativo necesitamos una Ampliadora.

Ampliadora

Una ampliadora es un aparato que consta de diversos elementos electrónicos y ópticos para poder exponer el papel fotosensible interponiéndole el negativo y consiguiendo que la imagen proyectada sea de un tamaño superior al del negativo. Es decir, la copia positiva resultante estará ampliada con respecto al fotograma de la película.

La ampliadora

Las ampliadoras son dispositivos que pueden llegar a ser muy caros en función de la calidad de sus elementos y las posibilidades que estos tengan. Todas ellas, desde las más baratas a las más caras tienen los siguientes componentes básicos.

Partes de la ampliadora

En la cabeza de la ampliadora nos encontramos una Fuente de luz y un Condensador que se encargará de concentrar la luz procedente de la fuente. También se sitúa aquí el Portanegativos que es el dispositivo en el cual colocaremos la película y en la que ésta se quedará fija gracias a un cristal. Las cabezas de las apliadoras deben tener un sistema de Enfoque que controle la distancia a la que estará el objetivo del negativo para poder enfocarlo.

Finalmente, todas las ampliadoras deben tener un Objetivo. Estos suelen ser intercambiables y su calidad determinará en gran medida la calidad final de la copia. Este objetivo proyecta la imagen del negativo sobre la base de la ampliadora sobre la que se coloca el papel.

Este objetivo se diferencia de los de las cámaras en que cumple la función contraria. Mientras los de las cámaras concentran una imagen grande en un soporte pequeño como es el negativo, los objetivos de las ampliadoras proyectan una imagen pequeña sobre un soporte más grande como es el papel.

Proceso de Ampliación

El primer paso del proceso de ampliación es colocar el negativo sobre el portanegativos. Cuando apaguemos la luz de la sala y encendamos la de la ampliadora veremos cómo la imagen se está proyectando sobre la base de ésta. Es este el momento de ajustar el tamaño de la ampliación que queremos alejando o acercando el objetivo y de enfocarla.

Enfocar imagen

Las ampliadoras traen un filtro rojo de seguridad que poniéndolo delante de la luz de la ampliadora evitan que el papel se vele y así poder trabajar con él. Antes de sacar el papel fotografico nos aseguraremos de que todas las luces estén apagadas (aunque podemos tener la luz roja propia del laboratorio encendida), incluida la de la ampliadora, y el filtro rojo de seguridad colocado delante de la luz. Es el momento de sacar el papel y colocarlo en la base de la ampliadora. Haremos los últimos ajustes de foco y ya estamos listos para exponer.

Para saber cuánto tiempo de exposición se necesita haremos una Tira de prueba con el procedimiento explicado aquí.

Exponer a la luz

Para este proceso y el de la exposición de la copia usaremos un Temporizador de ampliadora que, conectado a ésta, nos permitirá controlar el tiempo exacto de exposición encendiéndola y apagándola según el tiempo programado.

Cuando sepamos el tiempo que necesitamos para obtener una copia óptima, programaremos el temporizador, apagaremos la luz de la ampliadora, retiraremos el filtro rojo de protección y le indicaremos al temporizador que comience a dar luz al papel el tiempo indicado.

Una vez expuesto el papel ya está listo para el revelado.


Búsqueda personalizada

Inicio