Cámaras con telémetro

¿Sabes lo que es una cámara telemétrica? Continúa leyendo y te lo contamos todo acerca de ellas.

Las cámaras telemétricas o también llamadas por su nombre en inglés, cámaras rangefinder, son aquellas cámaras que cuentan con un telémetro. Esta es la característica que las distingue entre todas las demás cámaras fotográficas existentes.

Enfoque con telémetro

Un telémetro es un instrumento o dispositivo que es capaz de medir las distancias y su funcionamiento está basado en un método matemático conocido con el nombre de triangulación. El telémetro de estas cámaras sirve para enfocar.

Cómo enfocar con un telémetro

Cuando miramos a través del visor de una cámara telemétrica vemos tal y como si mirásemos por una ventana, todo enfocado salvo un pequeño recuadro en el centro de la imagen. En este recuadro vemos la imagen reflejada procedente de un semi espejo. Este espejo está conectado al anillo del enfoque del objetivo por lo que, moviéndolo, conseguiremos un enfoque preciso cuando las dos imágenes coincidan.

Recuadro de enfoque

Pros y contras de las cámaras telemétricas

Como todas las cámaras, las telemétricas o rangefinder tienen sus ventajas y desventajas.

Entre sus ventajas destaca la claridad de la imagen que vemos a través del visor y en consecuencia la precisión que podemos alcanzar en cuanto al enfoque cuando la escena no es muy luminosa.

Otra característica ventajosa es que la imagen que vemos a través del visor tiene un área mayor de la que vemos dentro de las líneas de encuadre. Esto favorece fuertemente a la composición de la foto final.

Otra de las ventajas primordiales es que al no contar con sistemas mecánicos móviles entre sus componentes, como las cámaras réflex convencionales, la cámara apenas produce vibraciones por lo que las fotos sacadas en situaciones de poca luz pueden hacerse con una velocidad de obturación más lenta sin miedo a trepidaciones.

Además de todo esto, las cámaras telemétricas son, por lo general más pequeñas y manejables, tanto en el cuerpo como en el objetivo, sin olvidarnos de que resultan menos ruidosas que las cámaras con sistemas mecánicos.

Leica III

Entre las desventajas de las cámaras con telémetro la principal está relacionada con el enfoque. No existe cámara autofocus por lo que, en según qué situaciones, puede resultar algo engorroso. Si el enfoque manual no es lo nuestro o si trabajamos con focales largas que hacen que la zona encuadrada sea muy reducida, nos puede parecer un sistema bastante incómodo.

Por otro lado, este tipo de cámaras tiene error de paralaje, ya que no coincide lo que vemos por el visor con la imagen resultante debido a su telémetro. Eso supone que en fotografías de primeros planos, o en macrofotografía, nuestra imagen final no tenga nada que ver con la deseada.


Búsqueda personalizada

Inicio