Fotografiar niños

Fotografiar niños

Las fotos de niños pueden dar mucha creatividad, obteniendo fotografías llenas de espontaneidad, y es preciso e dispensable que el fotógrafo sepa captar el momento en el que expresan mayor espontaneidad y dinamismo. La presencia de la madre infunde seguridad a los pequeños.

Se recomienda no utilizar flash y aprovechar la luz natural. En algunas ocasiones el flash de relleno puede resultar útil.

Hay que implicar a los niños explicándoles el funcionamiento de la cámara y del flash. De esta forma conseguiremos que no se asusten y entablarán amistad con el fotógrafo. Lo más importante es ponerse a su altura, es decir podemos realizar la toma fotográfica en cluquillas para manternernos a la misma altura, evitando así las fotografías por encima de sus cabezas.

Los primeros planos pueden ser espectaculares. Se pueden aplicar los conceptos de la técnica de retratos.

Es importante que actúen de forma natural, que estén haciendo algo. Para no hacernos notar se recomienda utilizar un zoom y fotografiar desde lejos.

La foto de los niños

La foto de los niños

Los niños suelen aburrirse rápido, por lo que no se les puede hacer esperar y que estén posando durante mucho tiempo. Hay que dejarles moverse libremente para captar sus expresiones y movimientos espontáneos, que suelen durar instantes o segundos.

Cualquier juguete puede resultar de gran ayuda para entener al niño, y hacerle más natural. Las tomas fotográficas en el exterior suelen ser más fáciles de lograr, ya que el niño se olvida de la cámara y actúa con naturalidad.

Fotografiar bebes

Fotografiar bebes

Los bebes son excelentes para la fotografía, ya que son expresivos y no se preocupan por la cámara. No debemos empeñarnos en hacerlos posar, se sienten magníficamente en los brazos de su madre o entre sus juguetes, pero debemos tener paciencia para captar una expresión. Suelen sentirse incómodos bajo el calor de las luces y la sesión debe hacerse lo más breve posible.




Google
Búsqueda personalizada