Lente de aproximación

Las lentes de aproximación son un complemento fantástico para la macrofotografía.

Las lentes de aproximación se utilizan para ayudar a los objetivos que no son macro a reducir la distancia mínima de enfoque.

Lente de aproximación

Estas lentes no son más que filtros que se enroscan al objetivo y que hacen las veces de lupa aumentando o aproximando el objeto que tenemos delante.

En ocasiones, la reproducción de objetos muy pequeños puede representar un problema para los objetivos normales, ya que, generalmente, están diseñados para actuar de forma óptima en ajustes al infinito.

Lentes de aproximación

Los objetivos normales para cámaras de 35mm enfocan a partir de 40cm. Esto es suficiente para objetos del tamaño de una postal. Pero se queda muy corto para objetos más pequeños o que se encuentren más cerca.

Foto con Lentes de aproximación

En comparación con otros sistemas para fotografía macro, las lentes de aproximación son económicas, no aumentan el tiempo de exposición y, como los filtros, son pequeños y de poco peso. Operan como un objetivo macro delante del objetivo normal, reduciendo la distancia focal sin variar su extensión, y aumentando la escala de reproducción disponible.

Ejemplos de lentes de aproximación

De esta manera es fácil fotografiar pequeños objetos como flores, insectos, monedas o sellos. Podemos encontrar lentes de aproximación con ocho aumentos diferentes, desde +1.0 a +10 dioptrías.

Las lentes de aproximación pueden combinarse entre sí multiplicando exponencialmente el aumento del objeto. El mayor inconveniente es la pérdida de calidad de la imagen sobre todo hacia las esquinas de la misma.


Búsqueda personalizada

Inicio