Los reflectores en fotografía

Cuando la iluminación de la escena es insuficiente y necesitamos añadir un toque más de luz, lo ideal son los reflectores.

Los reflectores están entre los complementos fotográficos más usados por su utilidad y su precio. Un reflector es un accesorio que puede tener varias formas, triangulares, cuadrados, rectangulares, etc. aunque su forma más común son los reflectores circulares.

Fotografía con reflectores

Su función principal es la de controlar la iluminación tanto en estudio como en exteriores difuminando o reflejando luz sobre el motivo según nos convenga y provocando diferentes efectos. Cuando usamos un reflector provocamos que la luz de la escena se refleje en su superficie y podamos direccionarla a nuestro antojo. En su función de difusor, colocado delante de la fuente de iluminación (un flash normalmente), dispersa el haz de luz y suaviza las sombras.

Kit de reflectores 5 en 1

Es común que los reflectores vengan en un kit 5 en 1. Esto es, el accesorio difusor con 4 fundas con distintos colores para distintos efectos. Este kit puede tener muchos tamaños y formas, y su precio no es elevado.

Kit Reflectores 5 en 1

Otra de sus ventajas es que pesan muy poco y son plegables por lo que es una buena adquisición para llevarlos con nosotros y hacer mejores fotos.

El accesorio base es, como hemos dicho, el difusor. A él le podemos añadir la funda que nos convenga según la fotografía que queramos conseguir y según la luz de la que dispongamos. Las fundas pueden ser negras, plateadas, doradas o blancas.

Reflector blanco: Este reflector es el más habitual en fotografía profesional. Añade luminosidad a la imagen difuminando las sombras.

Reflector Blanco

La luz que refleja es muy suave y a diferencia de otros reflectores no altera el color de la luminosidad. Para que nos sea útil en nuestras fotos es conveniente que lo acerquemos al motivo. Cuanto más lo alejemos menos se notará el efecto y hay situaciones en los que no será eficaz como en los casos en los que no tenemos demasiada luz en la escena.

Si no tenemos un reflector profesional casi cualquier superficie blanca nos servirá. Una cartulina puede ser un buen reflector blanco, por ejemplo.

Reflector negro: El reflector negro es más conocido como Bandera o Flag. No es un reflector como tal ya que la luz se absorbe por las superficies negras.

Reflector Negro

Con las banderas conseguimos marcar las sombras en situaciones de mucha luz y así aumentar el contraste de la escena. Es más habitual en bodegones que en retratos ya que es capaz de quitar los reflejos en superficies de cristal o en superficies metálicas.

Reflector Plateado: El reflector plateado es uno de los más usados de este Kit 5 en 1. Es el que más luz refleja y por lo tanto se usa cuando tenemos poca luz en la escena.

Reflector Plateado

Por este motivo, también podemos alejarlo más de la escena consiguiendo los resultados deseados. Este tipo de reflectores no modifican la luz en cuanto a su color por lo que su temperatura se mantendrá constante.

Reflector Dorado: Este tipo de reflector cumple las mismas funciones que los demás, especialmente las mismas que el reflector plateado, pero cambia la temperatura de color de la luz añadiéndole matices cálidos.

Reflector Dorado

Por ello es de los menos usados. Al reflejarse el tono dorado del reflector la fotografía modifica su color ligeramente.


Búsqueda personalizada

Inicio