El revelado del negativo

El revelado da vida a la fotografía capturada. Consigue mediante procesos químicos que la imagen se forme en la película.

Siguiendo los pasos del Proceso fotográfico, una vez expuesta la película, es decir, una vez sacadas las fotos con nuestra cámara necesitamos revelarla.

Revelador

El revelado es el paso más delicado de todo el proceso ya que se puede echar a perder el negativo sin posibilidad de recuperarlo. Esto no significa que revelar negativos sea un proceso complicado, todo lo contrario. Incluso podemos llegar a mejorar una película subexpuesta o emplastada (con poco contraste) aumentando el tiempo de revelado.

Pasos del revelado en blanco y negro

Esta plata es la que formará la imagen en negativo que queríamos inmortarlizar con nuestra cámara.

Los procesos de revelado a color y de blanco y negro son diferentes. Vamos a ver aquí el proceso de revelado en Blanco y Negro por ser el más adsequible y fácil de realizar en casa por cualquier fotógrafo.

Antes de comenzar el revelado es importante disponer de todos los materiales. Además de todos los líquidos que veremos a continuación, necesitaremos un tanque de revelado, una tijera, un termómetro, agua corriente, embudos, uno por cada líquido usado y un cronómetro.

Medición de la temperatura

Comenzamos. El primer paso será introducir el negativo en el tanque de revelado. La dificultad de este proceso reside en que se ha de realizar completamente a oscuras ya que nuestro negativo estará "al aire" y cualquier luz, por pequeña que sea puede estropear la película. Para introducirlo se recomienda redondear la punta del mismo con una tijera.

Cuando tenemos el negativo dentro del tanque podemos encender la luz. El primer líquido que entrará en contacto con la película será el agua que humedecerá el negativo y ayudará a limpiarlo de impurezas como el polvo.

Tras su lavado, el primero de los químicos, el revelador. Para introducir los líquidos en el tanque usaremos su embudo correspondiente ya que éstos nunca deben mezclarse. Una característica importante del revelador es que necesitaremos mantener su temperatura constante en unos 20º. Para ello mediremos la temperatura del agua antes de diluir el revelador e introducirlo en el tanque. Es el momento de poner en marcha el cronómetro para controlar el tiempo en el que el revelador actuará uniformemente. Este tiempo es dado por el fabricante al igual que la disolución.

Aplicación químicos

Como no todos los cristales de haluro de plata se han convertido en plata metálica al aplicarles el líquido revelador y corremos el riesgo de que se ennegrezcan al darles la luz debemos disolverlos con un ácido que es uno de los componentes del líquido que llamamos Fijador. El fijador, al igual que el revelador, es un líquido delicado que se estropea con su uso.

Para poder aprovechar más el fijador debemos aplicar un Baño de Paro antes al negativo. Esto se debe a que el revelador es un líquido alcalino que al pasar a otro medio ácido como el fijador baja drásticamente el PH de este haciéndolo inútil con sólo un par de usos. Para evitar esto, utilizamos un baño de paro que tiene un componente ácido que amortigua el PH. Por lo tanto, el proceso, de momento, queda de la siguiente forma. Primero aplicaremos el revelador, en los tiempos y cantidades que nos diga el fabricante, tanto de la película como del líquido. Después haremos un baño de paro y acto seguido el fijador.

Es indispensable tener un movimiento constante en el tanque de revelado para que el líquido circule y se aplique homogéneamente.

Lavado del negativo

Una vez aplicados todos los químicos necesitamos lavar el negativo. Para ello necesitamos agua corriente entrando y saliendo del tanque de lavado al menos 30 minutos a 20º de temperatura. Finalmente, se aplica el líquido Humectante. Este líquido jabonoso provoca que el agua del lavado escurra de la película y no queden marcas en ella una vez la colguemos para secar.

Cuando hayamos terminado de humectar el negativo podremos abrir el tanque y colgarlo con sumo cuidado con una pinza puesta en su extremo final para que pese y no se enrolle. Es necesario que se deje secar en un sitio que no esté expuesto a la humedad ni al polvo.


Búsqueda personalizada

Inicio