Tamaños de negativos fotográficos

El tamaño del negativo determina en gran medida la calidad de la fotografía. Cuanto más grandes sean, mayor cantidad de detalles pueden capturar.

Existen numerosas formas de clasificar las películas fotográficas. Éstas son tan diversas que sus clasificaciones variarán desde el color de la fotografía final, es decir, si el resultado será una foto en blanco y negro, una foto a color o incluso una fotografía infrarroja, hasta sus formatos, pasando por sus velocidades, etc.

Carretes

Una de las clasificaciones más habituales es su agrupación por tamaño. La elección del tamaño del negativo se realizará en función de la cámara que tengamos ya que éstas sólo aceptan un tipo de formato a no ser que tengamos un dispositivo aparte llamado Respaldo que permite utilizar un tamaño de negativo diferente en una cámara con un formato determinado.

Formato 35 mm

Clasificadas según su tamaño las películas pueden ser de pequeño formato, de formato medio o de gran formato. Dentro del pequeño formato, el negativo de 35 mm es el más extendido y adsequible para el público en general.

Película 35 mm

Es el formato que utilizan la mayoría de las cámaras analógicas comunes y se llama así debido al tamaño de su cuadro que es de 36 x 24 mm. La mayor ventaja de este formato radica en el tamaño de las cámaras que lo soportan. Al ser más ligeras y manejables se hizo muy popular a principios del siglo XX entre los fotoperiodistas. Las grandes fotos de acción y conflicto se han tomado con este tipo de negativo. Dentro de los negativos de 35 mm encontramos carretes de distintos números de fotogramas. Los de 24 y 36 fotos son los más extendidos.

Formato Medio y Gran Formato

El negativo de formato medio es, como su nombre indica, más grande que el negativo de 35 mm. Da una calidad de imagen mucho mayor que su "hermano pequeño" y lo encontramos de dos longitudes normalmente, en 120 y en 220.

Película de medio formato

En el primero de ellos podemos tomar 12 fotos y en el de 220 tendremos para 24 fotogramas. El ancho de la película es invariablemente de 6 cm y, dependiendo de la cámara, tendremos cuadros de 4,5 x 6, 6 x 6, 6 x 7 y 6 x 9 cm. Este tipo de formato fue el más utilizado hasta que el 35 mm se extendió. Al dar imagenes con una calidad mayor (recordemos que cuanto más tamaño tiene el cuadro más haluros de plata tendrá la emulsión y en consecuencia tendremos más resolución) el medio formato ha sido muy utilizado de modo profesional para fotografía publicitaria, de moda o ilustración de libros.

Placa de gran formato

El gran formato no usa película de carrete como el resto de los formatos. Las imágenes de gran formato se toman en placas que varían de tamaño desde los 9 x 12 cm a los 25,4 x 20,3 cm. Como es lógico, la calidad de sus imágenes es superior a todos los demás formatos aunque como mayor inconveniente están el peso, la movilidad y el precio de sus cámaras ya que, además de su calidad, tienen características especiales. Su uso es común en fotografía científica y museológica.


Búsqueda personalizada

Inicio