Enfoque automático
Diccionario de fotografía y diseño, letra E

Mecanismo que en algunas cámaras enfoca el objetivo automáticamente.

El más empleado funciona sobre el mismo principio que el telémetro: por comparación de las perspectivas de la misma escena que dan dos espejos montados en el interior de la cámara. Uno es fijo y el otro se mueve y, por tanto, presenta una visión cambiante del motivo. Las imágenes de los dos pasan a un comparador electrónico, que cuando determina que el contraste entre luces y sombras es idéntico en las dos, detiene el movimiento del objetivo. Todo ocurre con una rapidez casi instantánea.

Hay otro sistema que se basa en la detección del eco: al pulsar el disparador la cámara emite un haz de ultrasonidos hacia el motivo, que los refleja de nuevo hacia aquella. En ésta, el reflector calcula la distancia a partir del tiempo que ha empleado el haz de ultrasonidos en ir y volver y opera a su vez un motor que enfoca el objetivo. Hay una variante de este sistema que utiliza un haz de radiación infrarroja, invisible al ojo humano.

El enfoque automático tiene un interés obvio en reportaje y en fotografía "por sorpresa", aunque impide el enfoque selectivo y comete errores con cierta frecuencia. El sistema de imágenes coincidente no funciona por luz débil por insuficiencia de contraste, y es fácilmente confundido por motivos ornamentales repetitivos.

Los basados en la emisión de ultrasonidos o infrarrojos funcionan con poca luz y en completa oscuridad, pero no a través de los cristales, que reflejan el haz emitido. El enfoque automático es muy frecuente en cámaras de óptica fija. También disponen de mecanismos de enfoque automático algunas cámaras tomavistas y proyectores de diapositivas.



Búsqueda personalizada

Inicio