El Gran Kudú. Grandes herbívoros salvajes



El Gran Kudú

Uno de los antílopes más bellos de Africa es, sin duda, el Gran Kudú. Su impresionante cornamenta que se retuerce sobre sí misma y su majestuoso porte le convierten en uno de los trofeos más apreciados por los cazadores deportivos. Vive en zonas de arbolado y matorral disperso en Africa oriental y del sur.

Es un animal de gran tamaño, que puede llegar hasta un metro y medio de altura y pasar de los trescientos kilos de peso, pese a lo cual, se encuentra perfectamente camuflado cuando se sumerge en los bosques y zonas de matorral que constituyen su hábitat preferido. Allí la inmovilidad les hace prácticamente invisibles, a lo que colaboran las finas rayas blancas que recorren su cuerpo y desdibujan su figura. Viven en pequeños grupos de poco más de media docena de individuos, generalmente del mismo sexo, y sólo se unen entre los meses de diciembre a febrero, cuando la reproducción está en su punto álgido.

La gestación de los kudús viene a durar unos siete meses, después de los cuales nace una sola cría que permanece oculta entre el follaje bajo la protección de su madre hasta que está lo suficientemente desarrollada como para seguir a su madre en la búsqueda de brotes, hojas y tallos que constituyen la base de su alimentación.




Google
Búsqueda personalizada






FotoNostra: Fotografía y diseño gráfico digital