El extraño bosque polaco de Crooked
El bosque Crooked, en Polonia

Al oeste de Polonia, en la localidad de Gryfino, en la Pomerania Occidental, hay un paraje natural realmente sorprendente. Hablamos del Bosque Crooked o Crooked Forest, el Bosque Torcido. La particularidad de este lugar son sus más de 400 pinos. Dicho así no parece nada especial. Lo peculiar surge al decir que los troncos de estos árboles crecen con una curvatura de 90 grados, siempre doblando hacia el norte.

El motivo de este curioso crecimiento es un misterio. Hay diversas teorías al respecto. Una de ellas asegura que, tras ser plantados alrededor del año 1930, estos árboles sufrieron la intervención del hombre. Se cree que fue obra de unos carpinteros, que modificaron la forma del tronco para su uso en embarcaciones y muebles. Tras estallar la Segunda Guerra Mundial en 1939, los árboles no fueron utilizados.

Como los campesinos y leñadores de la zona argumentaron que este tipo de pino no es apropiado para trabajar artesanalmente con él, surgió otra versión. En ésta se considera la posibilidad de que este sorprendente crecimiento se debiese a una mutación genética, que afectó a los árboles plantados ese año. No se llega a especificar qué tipo de mutación ni su origen.

De todas las teorías, la más lógica considera que la curvatura es debida a la acumulación de nieve en la base, ya que las nevadas son habituales en esta zona de Polonia. Lo que no consigue explicar esta teoría es porqué los árboles de los bosques cercanos no tienen la misma forma.

En cualquier caso, el Bosque Crooked es una auténtica maravilla. Tanto si es obra de la naturaleza como del hombre, la deformidad de estos pinos curvos ha dado lugar a uno de los bosques más extraños de la Tierra.



Búsqueda personalizada

Inicio