Oso pardo
El oso pardo de Cantabria

Aunque su vida estaba seriamente amenazada, la presencia del oso pardo en Cantabria comienza lentamente a recuperarse. Este hermoso animal ha encontrado su hábitat ideal en esta comunidad, en los frondosos bosques de hayas, robles y abedules y en las montañas, donde la presencia humana suele ser escasa. También han sido definitivos para este objetivo los programas de conservación puestos en marcha por el Gobierno cántabro.

El oso pardo es todo un símbolo en la cornisa cantábrica. En 2011 se contabilizaron en la comunidad cántabra hasta 254 ejemplares de osos, principalmente en los municipios de Vega de Liébana y Pesaguero, pero también en la Hermandad de Campoo de Suso y en Camaleño. Esta cifra resulta muy alentadora, ya que el número registrado fue considerablemente mayor que en años anteriores

Resulta bastante difícil ver un oso pardo. Es más probable que encontremos signos de su cercana presencia, como huellas, excrementos o marcas en los árboles. En Cantabria, concretamente en la ciudad de Santander, se halla la Fundación Oso Pardo, que contribuye al estudio y conservación del oso pardo y de su entorno natural. Esta ONG invita a conocer la vida del oso pardo en el centro de interpretación que posee en Liébana, en el Parador de Fuente Dé, llamado Casa del Oso.



Búsqueda personalizada

Inicio