Yemas de Santa Teresa. Ávila y su provincia

Yemas de Santa Teresa
Las Yemas de Santa Teresa

Ávila fue la cuna de Santa Teresa de Jesús. Esta especial condición ha dado como resultado un gran número de edificios religiosos vinculados a la vida de la mística. Gastronómicamente, la ciudad también rinde su particular homenaje a la santa con unos deliciosos y vistosos dulces, las yemas de Santa Teresa.

Hay dos teorías sobre el origen de este dulce. Una se remonta a la cocina andalusí, y la otra otorga su procedencia a la repostería monacal del Convento de Santa Teresa de Ávila, antes de la Reforma Carmelitana.

La primera pastelería en realizar las yemas de Santa Teresa con denominación de origen, en el siglo XIX, fue La Flor de Castilla. Esta misma repostería sigue funcionando con el nombre de La Flor de Castilla 1860. Está situada en la plaza porticada de José Tomé, muy cerca de la gigante estatua de Santa Teresa de Jesús.

Las yemas de Santa Teresa se elaboran básicamente con yemas de huevo. La forma tradicional es batir las yemas en un bol de cobre, mezclarlas con un almíbar realizado con azúcar, limón y canela y calentar todo junto. Cuando la mezcla se enfría se forman las populares bolitas que se presentan en pequeños moldes de papel. La imagen lo dice todo. ¡Dan ganas de comérselas todas!



Búsqueda personalizada

Inicio