Castro de Viladonga. Provincia de Lugo

Castro de Viladonga
El Castro de Viladonga

Galicia es tierra de antiquísimos castros, poblados celtas fortificados, principalmente de la época prerromana. El más destacado y mejor conservado de todos ellos es el de Viladonga, que estuvo habitado durante casi seis siglos, debido a la posterior ocupación romana. Se encuentra en el núcleo de Castro de Rei, en la comarca de Terra Chá, Tierra Llana en castellano.

El Castro de Viladonga fue descubierto en el año 1911 por un labrador. Mientras araba sus tierras descubrió un torques (collar rígido) de oro. A partir de la década de los 70 se empezaron a realizar sucesivas excavaciones arqueológicas. Las numerosas piezas encontradas se hallan en el Museo del Castro de Viladonga.

El Castro de Viladonga está formado por murallas y fosos y dos pequeños antecastros, anteriores a la gran acrópolis central. Esta gran zona central tiene 10.000 metros cuadrados de superficie. Se divide en barrios, donde se aprecian los restos de viviendas circulares. Gracias a su estado de conservación se puede imaginar muy bien cual era su aspecto hace siglos.

Para saber cómo era la forma de vida de los celtas y romanos que habitaron el castro, sólo hay que ir al museo. Se encuentra junta a la muralla de este asentamiento galaico-romano, y alberga multitud de piezas, como aperos de labranza, armas, juegos, cerámica, objetos de adorno o bisutería. Tanto desde la muralla del castro, como desde zonas más altas de los alrededores, se pueden obtener buenas panorámicas del Castro de Viladonga.



Búsqueda personalizada

Inicio