Flámula
Flámula, la planta que quema

La flámula (clematis flammula) es una planta trepadora, de hoja caduca, que puede llegar a mediar más de cinco metros. Su tronco es leñoso y de forma silvestre se adhiere a árboles o arbustos mediante zarcillos. Cultivada en jardines, puede ser un bello ornamento que crezca, por ejemplo, guiada sobre una valla.

La flámula tiene un agradable olor, que emana de sus blancas flores (las que aparecen en la fotografía), que recuerda al del almendro en flor o el jazmín. Debido a ello, y también a su aspecto, la venenosa flámula es conocida en algunas zonas como jazmín de monte. Su intensa y cautivadora fragancia llama a engaño, ya que es una planta extremadamente tóxica en todos sus componentes.

Por vía oral produce irritación del aparato digestivo y para del sistema respiratorio que puede derivar en muerte. De forma tópica (a través de la piel), la flámula es irritante y un intenso contacto con la piel produce ampollas muy dolorosas como si de una quemadura se tratase. Además, los tóxicos de la flámula son absorbidos por el cuerpo a través de la piel.

La flámula es una planta de origen mediterráneo, aunque en jardinería ornamental se utiliza en todo el mundo.



Búsqueda personalizada

Inicio