Canfranc bajo una nevada
La Estación Internacional de Canfranc

Para conocer la Estación Internacional Canfranc, tendremos que desplazarnos a la localidad de Canfranc, en el Valle de Aragón. Consta esta población de dos zonas, Canfranc Pueblo y Canfranc Estación. En esta última, en el año 1928, se construyó la original estación ferroviaria de montaña. Su fachada entremezcla tanto estilo modernista como art decó, y el edificio fue declarado Bien de Interés Cultural y catalogado como monumento el 6 de marzo de 2002.

Ubicada a 1.200 metros de altura, y a tan sólo cuatro kilómetros de Canfranc Pueblo, la estación de Canfranc es un destino perfecto para los amantes de la alta montaña y de la fotografía. Está rodeada por bosques de abetos, hayas, pino silvestre o pino negro, de los que emergen picos que superan los 2.000 metros de altitud. En las panorámicas también podremos captar uno de los tramos aragoneses más bellos del Camino de Santiago.

Una ruta interesante es la ruta del Monte de Canfranc. En este camino, rodeado de arbustos de boj, helechos y acebos, podremos fotografiar ejemplares de corzos, jabalíes, marmotas, quebrantahuesos, zorros, buitres leonados, águilas y numerosos reptiles y anfibios. Es sorprendente la flora de la zona, con algunas especies que sólo crecen en esta zona.

Además del espectacular edificio de la propia estación, de estilo francés, en Canfranc Estación hay otros posibles objetivos, como la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Pilar o las casetas de falsa cúpula, un perfecto ejemplo de cómo era hace un siglo la vida agrícola y ganadera de la zona. También encontraremos muy cerca dos fortificaciones que fueron erigidas para defender la frontera francesa, el fuerte de Coll de Ladrones o Cot de Latrós, del siglo XVIII, y el de la Torreta, del año 1877.



Búsqueda personalizada

Inicio