Río Lobos. Turismo en Soria

Ermita de San Bartolomé
El Cañón del Río Lobos

Aunque una pequeña parte de este bello paraje se adentra en la provincia de Burgos, la mayor extensión del Cañón del Río Lobos pertenece a Soria. Fue declarado Parque Natural en 1985 para proteger sus excepcionales fauna y flora, además de los abundantes caprichos geológicos. Estos valores han convertido esta zona en un privilegiado destino de los amantes de la naturaleza, y en un lugar altamente recomendado para captar magníficas instantáneas.

El encanto del parque Natural del Río Lobos reside en su profundo cañón calizo, obra del río y de la erosión natural. Con una extensión de más de 25 kilómetros, el Parque Natural del Río Lobos es una auténtica gozada para los sentidos, especialmente en los meses de primavera y otoño.

La cambiante coloración de árboles y arbustos destaca sobre las tonalidades blancas y rojizas de las paredes de roca. El efecto resulta de lo más atrayente. Sabinas, encinas, pinos, quejigos, chopos o sauces dan cabida a jabalíes, conejos, ardillas, corzos, liebres, zorros o comadrejas. Por su parte, los riscos de las rocosas paredes son muy fotogénicos. Además, albergan colonias de buitres leonados, águilas reales, halcones peregrinos, milanos o cernícalos, entre otras aves.

En la explanada conocida como el Colmenar de los Frailes se encuentra la ermita de San Bartolomé. Es una pequeña capilla templaria, del siglo XIII, situada a los pies de una enorme gruta. En este mismo lugar, cada 24 de agosto, día de San Bartolomé, se celebra una animada romería.



Búsqueda personalizada

Inicio