Vista de Tarazona
Tarazona, a los pies del Moncayo

Ubicada en las faldas del Moncayo, Tarazona es otra de esas villas zaragozanas donde el mudéjar tiene una fuerte presencia. Capital de la comarca de Tarazona y el Moncayo, esta localidad es lugar de paso a Navarra, Castilla y León y La Rioja, pero bien merece una detenida visita para conocerla, fotografiarla y degustar su magnífica gastronomía.

Con el Parque Natural de la Dehesa del Moncayo como telón del fondo, cualquier panorámica tomada desde la parte alta de Tarazona resultará espectacular. Callejeando por la localidad, será inevitable reparar, y fotografiar, lugares y edificios como la imponente Catedral de Nuestra Señora de la Huerta, del siglo XIII; el Palacio Episcopal, también llamado "Alcázar de Hércules"; la iglesia de Santa María Magdalena, el edificio del Ayuntamiento, la curiosa plaza de toros poligonal del siglo XVIII o el barrio de la Judería, ubicado fuera del recinto amurallado de la ciudad y donde se hallan unas peculiares "casas colgadas".

Una buena época para visitar Tarazona es durante la fiesta de San Atilano, que se celebra el día 27 de agosto. En este evento sale a recorrer las calles un personaje disfrazado de arlequín conocido como "Cipotegato", al que se le lanzan tomates. Esta celebración está considerada de Interés Turístico Nacional. Y no hay que olvidar que Tarazona posee un certamen internacional de fotografía que ha adquirido bastante fama, y que tiene lugar durante los meses de verano.



Búsqueda personalizada

Inicio