Salinas de Añana. Por tierras de Álava

Valle Salado de Añana
El Valle Salado de Salinas de Añana

En una de las villas más antiguas de Álava, y en una zona que hace 200 millones estaba cubierta por el mar, se encuentra el Valle Salado de Salinas de Añana. Pertenece al término municipal de Añana, que está integrado por dos pueblos, Atiega y Salinas de Añana. El Valle Salado es uno de los parajes más particulares de Euskadi. Lleva creándose desde hace 1.200 años, cuando empezaron a funcionar las primeras salinas de la zona.

Hoy en día, el Valle Salado de Salinas de Añana constituye un auténtico paisaje cultural al aire libre. Está formado por más de 5.000 eras, que son las plataformas sobre las que se vierte el agua salada (muera), que tras la evaporación solar se transforma en sal. El verdor del entorno natural del Valle Salado contrasta con la blancura de las salinas, que se han integrado por completo en el paisaje, proporcionando un buen material gráfico.

En el Valle Salado de Salinas de Añana, además de conseguir material como el de nuestra foto, se puede realizar un viaje por la historia, conociendo el milenario oficio de los salineros. Pero hay mucho más que ver, porque el pasado medieval de la población de Añana se traduce en interesantes edificios y restos arqueológicos. Son sorprendentes los restos medievales que se están recuperando en la zona, como fraguas, herrerías y hornos en muy buen estado.

También se pueden visitar, y fotografiar, lugares como la Iglesia de Santa María de Villacones, la Casa Palaciega de los Ozpinas, el Convento de Comendadoras de San Juan de Acre o el Palacio de los Herrán.



Búsqueda personalizada

Inicio