Cola de caballo. Plantas medicinales


Cola de caballo
Foto de la cola de caballo, un buen dieurético

También llamada equiseto, esta planta se encuentra frecuentemente en bordes húmedos y a orillas de ríos. Es una de las hierbas más diuréticas que existen, y por ello, es usada de modo habitual como coadyuvante en tratamientos de adelgazamiento. El poder diurético de la cola de caballo es tan potente que puede llegar a aumentar la producción de orina del cuerpo en torno al 30%

La cola de caballo comprende unas cincuenta especies de plantas perennes, la mayoría de ellas originarias de la mitad norte del planeta. Son los tallos estériles los que concentran las sustancias medicinales de la planta. La recolección se hace en verano y después se dejan secar los tallos al sol.

Normalmente la cola de caballo se toma en infusión, aunque en farmacias y herbolarios es frecuente encontrar diversos preparados a base de esta planta.

Además de por su inmenso poder diurético, el consumo de cola de caballo está indicado como paliativo en enfermedades reumáticas. Su poder diurético es un arma muy útil para combatir los síntomas de enfermedades como la cistitis o los cálculos renales. También es un eficaz remedio para detener hemorragias utilizado, por tanto, en menstruaciones muy abundantes.

La cola de caballo ayuda en el fortalecimiento de las uñas, y su contenido en silíceo le convierte en la infusión ideal para todos aquellos que tengan algún problema en los huesos. De forma tópica, es excelente para los eccemas, dermatitis, conjuntivitis y hemorroides, entre otras afecciones externas.



Fotos de Plantas



Google
Búsqueda personalizada