Hiedra
Fotografía de la hiedra, emblema de lealtad

De hoja perenne, la hiedra es un arbusto trepador. La de hojas pequeñas se cultiva en interior; la hiedra con hojas grandes cubre superficies amplias en el exterior, a veces incluso grandes fachadas. Es una planta que requiere poca luz y ambientes frescos, por ello es abundante de forma ornamental en casas de lugares no demasiado cálidos ni demasiado fríos.

Las flores son pequeñas y poco vistosas, quizás por su color verdoso amarillento, algo no habitual en el mundo vegetal. La discreción de las flores casa a la perfección con su significado: fidelidad y lealtad, unas virtudes muy valoradas pero que no suelen saltar a la vista.

La hiedra es originaria del continente europeo, y es una de las pocas plantas de este continente que se pueden cultivar en interior, aunque en interior no florecen nunca. De forma silvestre, aún sin ser estrictamente una planta parásita, daña e incluso estrangula con su frondoso follaje a los árboles a los que se agarra y por los que asciende.



Búsqueda personalizada

Inicio